Los que tenemos años en la conducción de personal, hemos observados los cambios que se fueron produciendo sobre el gerenciamiento en el mundo entero, esos cambios se fueron dando por una necesidad imperiosa: mejorar el rendimiento de cada empleado.

Tiempo atrás las empresas elegían al mejor empleado del sector para ascenderlo al cargo inmediato y se le otorgaba un equipo de personal a cargo.

Para ser jefe se requería que fuese fiel, serio, rígido, duro, callado que se interesase en el trabajo y de ser posible con cara de perro buldog, la realidad fue demostrando que muchísimas veces se perdía al mejor empleado y se cubría la vacante de supervisión con alguien inadecuado.

Pero todo cambió, ahora sabemos que para lograr que nuestros empleados hagan, es necesario generar un excelente clima de trabajo, implementar una política de compromiso, y lograr un estilo de trabajo en equipo, apoyado por un supervisor que haga crecer a sus subalternos que enseñe, capacite, fije objetivos, que evalúe el desempeño y corrija sobre la marcha. En definitiva que sea un verdadero maestro ya que está comprobado que sólo se logran los objetivos cuando "todos" los empleados apuntan al mismo propósito, un supervisor no debe reemplazar al que no hace, él está para que todos se involucren y hagan, esa es su misión fundamental.

La era de las individualidades ya pasaron, nadie se imagina hoy intervención quirúrgica en un quirófano si no hay un "equipo de trabajo", ni un viaje a la luna con astronautas enemistados porque tienen diferentes ópticas y provienen de países y culturas totalmente distintas. Ninguna empresa de aeronavegación despacharía un avión a un viaje internacional donde el piloto y copiloto estén peleados y que ninguno transfiere su experiencia o conocimiento al otro para que cada uno de ellos tenga aprisionada, la llave de su propia destreza.

Solo las empresas que tienen una política y estilo de supervisión proactiva son las que sobresalen, las que tienen equipos ganadores; las que siguen con la imagen del jefe con actitud de perro buldog logran hasta el limite que el miedo les impone, pero cuando el perro se da vuelta cada uno hace lo que quiere.

Decídase a generar equipo dirigidos profesionalmente, usted será el más asombrado, los grupos de trabajos necesitan de dirección, necesitan tener lideres, pasa como en los naciones, procuremos una excelente dirigencia y obtendremos con los mismos subalternos resultados increíbles. Ud. podrá obtener:

Levantar la moral del equipo estimulando una actitud positiva para el trabajo.

Enseñarles a los empleados a hacer con satisfacción bien su trabajo.

Aumentar la efectividad y la producción de cada empleado.

Bajar los costos de producción.

Mejora la calidad de lo producido.

Hágalo y no tendrá que pensar algún día que el enemigo fue Ud.